Archivo de la etiqueta: Bullying

Ex Nuestra Belleza Michoacán acusa que sufrió de bullying durante el certamen

“La gorda”, “gordibay”, “miss peggy” fueron algunos de los apodos que dieron a la moreliana mientras participaba en el certamen de belleza.

Morelia, Michoacán a 06 de Noviembre de 2018.- La modelo y ex Nuestra Belleza Michoacán 2014, Michelle Garibay Cocco declaró que sufrió de bullying mientras se encontraba participando en dicho certamen de belleza.

“Me decían todo el tiempo que estaba gorda y que estaba gorda y que estaba gorda” declaró la modelo, quien añadió que esto derivó en inicios de anorexia, provocando que de pesar 71 kg. bajará drásticamente a 48 kg, mientras se preparaba para ir a representar a las mujeres michoacanas.

Esta y otras de las vivencias de la moreliana fueron compartidas en un estado en su cuenta de Facebook, en el que añadió, que tras el desorden alimenticio acudió con un doctor y un nutriólogo y al cambiar de dieta su cuerpo se hinchó: “DURANTE LA CONCENTRACIÓN SUFRÍ MUCHO ESTRÉS, ME SENTÍA TRISTE E INSEGURA PORQUE TODOS ME DECÍAN “LA GORDA”, “GORDIBAY”, “MISS PEGGY”, “MISS PHOTOSHOP”, ETC”.

Pese a todo, y aún cuando no logró ser nombrada como representante mexicana en el certamen internacional, Garibay comparte cómo logró salir de este mal tragó, cuando hasta la fecha sigue recibiendo críticas por su aspecto y su peso.

Hoy me desahogo ampliamente, hoy les cuento mi historia y hoy me acepto y me doy el tiempo para recuperarme, quererme, cuidar mi cuerpo y mi corazón.

Ante el bullying, registros civiles aceptan cambiarte el nombre

Toluca, Estado de México a 27 de Agosto de 2018.- El nombre de las personas marca su vida. Al menos ese fue el caso de un niño que hasta los ocho años se llamó Zurizadai, el cual no es muy extravagante y tiene origen bíblico; sin embargo, se convirtió en el blanco de las burlas de sus compañeros de la escuela, al grado de pedirle a su mamá que no lo llevara más al colegio, al menos no en los eventos públicos.

Isaac, quien hoy tiene 12 años, padeció bullying ocho años. Narró que no hubo un sólo día en que sus compañeros de clases no lo hostigaran haciendo combinaciones de su nombre con el de animales, plantas, personajes de caricaturas o de películas.

Comentó que hubo casos en los que se resistía a aparecer en actos públicos:

“Me decían que era una nena, una niñita y me comparaban con nombres de caricaturas: ya no quería ese nombre”, por lo que eligió llamarse Isaac.

“Siempre regresaba llorando y no comprendía por qué. Su nombre no estaba fuera de lo normal, pero decían que era de niña. Él se sentía incómodo”, recordó Roxana Ayala, su mamá.

Desde que ella se casó imaginó los nombres de sus hijos, platicó; Zurizadai le pareció bonito, con fuerza y personalidad, pero no imaginó el daño que le haría al mediano de sus tres hijos, quienes se llaman Aarón y Hugo.

“No te imaginas la cantidad de cosas que pueden inventar los niños con una palabra, ya era insoportable; el ánimo, la personalidad de mi hijo cada vez estaba peor, más reducida, tenía temor de decir cómo se llamaba”, dijo.

Identificó el problema desde que tramitó la CURP, cuando le cuestionaron el sexo del menor, pues este nombre era atribuido a mujeres, y no consideró la relevancia de ese comentario, sino con el paso del tiempo, cuando los maestros esperaban ver aparecer a una niña al mencionar el nombre de la lista escolar, además de las complicaciones con la pronunciación y la ortografía.

Roxana inicialmente pensó en hacer la modificación mediante particulares, pero era muy costoso, debía demandar e involucraba mucho tiempo, por lo que acudió a la oficialía del municipio de Zinacantepec, de donde son originarios, ahí la orientaron y lograron el cambio.

“Hubo en evento con la presidenta municipal, me pidieron llevar a mi hijo y ahí nos dieron la sorpresa de que ya estaba el cambio, incluso ese día buscaban a la niña Zurizadai, ya era cuestión urgente el cambio, yo misma ya me sentía mal como mamá. ¡Qué daño iba a causar a futuro!”, contó la señora.

Suman más de 2 mil modificaciones

En el Estado de México, el Registro Civil respondió favorablemente a 2 mil 824 solicitudes para modificar un nombre de 2017 a la fecha, por considerar que la forma como fueron llamados los hizo víctimas de bullying; por ejemplo, hubo casos como Coito, Batman, Superman, Ogüen y Blanca Nieves, informó el director general Mauricio Noguez Ortiz.

Señaló que en 2016 emprendieron una campaña de concientización para las familias: ‘Tu nombre es para siempre’, con la finalidad de que comprendan la trascendencia y la carga emocional que genera el nombre.

“Si te llamas Claudia tienes una forma de pensar, una personalidad, una manera de ser que el propio nombre te da; hay una fuerza en éste, una carga emocional o sicológica, por eso tenemos algunas sugerencias durante el registro de un niño”, precisó.

Explicó que hace unos años, tras el revuelo sobre la publicación de nombres prohibidos en una entidad del norte del país, en el Estado de México el acuerdo fue conformar un consejo dictaminador, que es multidisciplinario y sólo sugiere a los padres que no pongan un nombre peyorativo que pueda marcar de forma negativa la vida de su hijo.

“No imponemos ni prohibimos, sólo recomendamos. Hay personas poco receptivas o que de plano dicen a ‘ti qué te importa, así le quiero poner yo’”, narró.

Entre las peticiones para cambiar, explicó el director general, se encontraron con razones muy duras donde los padres cuentan las consecuencias en sus hijos por colocarles un nombre peyorativo.

Algunos datos curiosos

Mauricio Noguez resaltó que muchas de las ocurrencias surgen de caricaturas, personajes de novelas, series o películas de moda; por ejemplo, en un tiempo se multiplicaron los niños con nombre de Lionel Messi, el futbolista argentino.

El nombre Paul lo mexicanizaron y así nombraron a un chico:

“Pool, al que le llamaban el niño alberca, porque es el significado de la palabra en inglés”.

Cunner Adairani, Liam, Clímaco, Erculana, Soni, Trixus, Abraxas, Huichilopoztli, Dalay, Fribonia, Chucky, Nick Lebron, Presbítero, Cuauyácatl Yael, Derman Jair, Audelio Batairano, Quintina, Vaseliza, Iririn, por mencionar algunos.

Entre los casos que han tenido recordó uno, de varios, en el que el nombre no era feo, grosero ni estaba mal escrito, era el de una niña que se llamaba Verónica, pero su mamá expuso que su marido tuvo una amante llamada así y al enterarse había una carga emocional que la obligaba a cambiarle el nombre a su hija.

Platicó también que un Mauricio argumentó que así se llama una araña venenosa de la selva de Brasil y que le podían decir “la araña”, pero el consejo rechazó la solicitud.